TRAJANO: El primer emperador hispano, por Pilar Nogales

Marco Ulpio Trajano nació en Itálica (Sevilla) el 18 de septiembre del año 53. Aunque su familia parece ser de origen íbero, y desde luego no patricio, sí que gozaban de una alta posición social

Muchos han sido los emperadores romanos, desde Augusto hasta Septimio Severo, de Nerón a Calígula, y tres de ellos, tres que pasaron a la historia por sus hazañas, tres, fueron de origen hispano. Estamos hablando de Trajano, primer emperador no itálico, su sobrino y sucesor Adriano y el último de los emperadores de una Roma unificada, Teodosio. Si este último fue el responsable de instaurar el cristianismo como religión oficial y de dividir el Imperio entre sus dos hijos, los dos anteriores suponen uno de los momentos cumbre dentro de la historia a nivel político, militar y artístico. En este artículo nos vamos a centrar en Trajano.

Tropas de Trajano

Marco Ulpio Trajano nació en Itálica (Sevilla) el 18 de septiembre del año 53. Aunque su familia parece ser de origen íbero, y desde luego no patricio, sí que gozaban de una alta posición social además en la Bética, una de las zonas de la Península más fuertemente romanizadas en contraposición con el norte rebelde. Su carrera como militar le fue abriendo camino hasta ser nombrado heredero de Nerva mediante un golpe de la Guardia Pretoriana en el año 97.

De esta forma llegó al puesto en el 98, con 45 años. La muerte de Nerva y su nombramiento le fueron comunicados mientras estaba en una campaña en Colonia, asegurando las fronteras germanas en el Rin y mejorando las comunicaciones de la zona, tareas que no abandonó y que terminó antes de volver a Roma a tomar posesión de su cargo.

Adriano

De este modo fue el segundo de los emperadores de la Dinastía de los Antoninos, la más longeva y cuyos cinco primeros emperadores, entre los que se encuentran, evidentemente, Trajano y Adriano, son llamados los “Cinco emperadores buenos”. Según el escritor Maquiavelo y el historiador Edward Gibbon, lograron “la época más feliz de la historia de la humanidad”. Cierto es que la Dinastía Flavia que les precedió cayó por su propia decadencia, traiciones, corrupción e intrigas.

Una de las primeras medidas de Trajano fue reducir el presupuesto para las celebraciones de coronación así como eliminar de los protocolos muchas tradiciones de pompa y boato adoptados de oriente, todo ello en un carácter más conservador y recio, probablemente debido a su educación como militar.

De la misma manera llevó a cabo una limpieza política a todos los niveles, evitando entre otras cosas, la malversación de fondos a través de obras públicas y construcción de monumentos, sosteniendo las provincias a un férreo control a través de los senadores de su confianza.

Como estratega militar siguió su camino. Entre 101 y el 102 emprendió campaña contra los dacios, en la actual Rumanía, siendo una zona que venía dando problemas desde hacía años y que quedó completamente conquistada en el 106. En conmemoración de la victoria levantó el Trofeo de Adamclisi y gracias al tesoro de oro y plata que incautó al rey Decébalo inició varias obras en Roma, entre ellas la Columna de Trajano en el foro, de mármol de Carrara, obra que se estudia en todos los libros de arte y que aún hoy maravilla a todos aquellos que la ven por sus relieves historiados y que en su día estaban policromados.

Tras seguir anexionado territorios del este hasta dominar parte de la Península Arábica (Judea y Jordania, entre otros) fue cuando los romanos dominaron completamente el Mediterráneo y lo rebautizaron como Mare Nostrum.

Los siete años siguientes, entre el 107 y el 113, la paz reinó en el Imperio y con la paz y la riqueza obtenida de las zonas conquistadas, Trajano inició una serie de reformas políticas, sociales y culturales. Por un lado impulsó leyes a favor de la pequeña propiedad que se veía amenazada por los grandes latifundios. De esta forma el colonato fue favorecido, siendo los colonos un paso intermedio entre el esclavismo y el sistema feudal de la Edad Media, pues se trataba de hombres libres que cultivaban una tierra que no les pertenecía pero a la cual quedaban ligados. A cambio del usufructo debían pagar una cuota anual, ya fuera con dinero o en especie. De este modo se logró la repoblación de zonas abandonadas y un incremento en la producción de alimento.

Teodosio

En cuanto al ámbito social creó el sistema denominado “alimenta” para dar de comer a huérfanos y a los pobres del Imperio solucionando un problema que acuciaba en aquél momento: la falta de natalidad. Este sistema de ayudas sociales quedó reflejado en el Arco de Benevento. Además creo orfanatos y colegios para huérfanos de militares así como para hijos ilegítimos, asegurando así que las generaciones estuvieran formadas y listas para servir al Imperio.

Junto a todo lo anterior se hizo la Vía Trajana, una variante de la Vía Ápia, así como la mejora de numerosas calzadas más. Hizo el mercado de Roma, el Puerto de Trajano hexagonal en Ostia Antica y grandes obras hidráulicas de abastecimiento en zonas áridas como Damacia y su tierra natal, Hispania. Del mismo modo mejoró el sistema de desagües de la ciudad (Cloaca Máxima). Todo ello gracias al arquitecto Apolodoro de Damasco, conocido como Damasceno, y que fue autor, entre otras muchas obras, del famoso Panteón de Agripa, el cuál ejecutó durante el gobierno de Adriano, antes de que al parecer le mandase matar por discrepancias personales.

En el año 113 Trajano partió, junto con su mujer Pompeia Plotina, a una ofensiva contra los partos llegando hasta la India, con lo que se logró la mayor expansión militar de la historia de Roma, siguiendo los pasos de Alejandro Magno. Y, al igual que Alejandro, no pudo volver a su tierra, pues enfermó y murió en el camino de vuelta, en Anatolia, actual Turquía, el 9 de agosto de 117. Sus cenizas fueron depositadas por su esposa en la Columna Trajana.

Trajano, según los historiadores de la época, gustaba de las bebidas espirituosas así como tenía preferencia por la compañía de muchachos jóvenes, algo que podría explicar su falta de descendencia. Es por ello que Pompeia le convenció para nombrar como sucesor a Adriano, su sobrino. Y es que Pompeia parece ser que tenía gran influencia y poder en los asuntos de estado, se rumorea que podría ser de ascendencia gala, pues Adriano, a su muerte, le levantó una tumba en Nîmes, siendo además divinizada y gozando de sus propias sacerdotisas.

Puente de Alcántara
Acueducto de Segovia

¿Y qué más nos legó Trajano? Pues ni más ni menos que el Puente de Segura (entre Extremadura y Portugal) y la gran obra maestra del Puente de Alcántara, ambos en la Vía de la Plata. Y como no, inició la construcción del acueducto más grande de todo el Imperio Romano, el acueducto de Segovia, terminado por Adriano. Aunque los últimos hallazgos de un sestercio sitúan el inicio de su construcción en el 112 y no en el 98 como se pensaba, el logro de ingeniería no deja de sorprender. Pese a que Segovia en aquella época apenas era más que un puesto de guarnición militar los planes para ella debían ser importantes, pues el acueducto podía abastecer de agua más de 20.000 personas, siendo su longitud total de 17 kilómetros, desde la Fuenfría hasta el Alcázar en una pendiente del 1% que aseguraba un caudal de agua idóneo.

En definitiva, Trajano supuso un impás dentro de la historia de Roma, no sólo por ser el primer Emperador no itálico, si no por su cambio de política y sus construcciones que nos siguen maravillando. No es de extrañar que a partir de él los emperadores fueran coronados instándoles a seguir los ejemplos de Augusto (el primer emperador) y de Trajano, ”El mejor Gobernante”, denominación que le otorgó el Senado.

Columna de Trajano en el foro romano

Texto: Pilar Nogales – pilar_nogales_g@hotmail.com

Documentación Gráfica: Creative Commons


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *