MARÍA DE PRADO HERRANZ – Una vida en verso

María de Prado y Susana Ortega
María de Prado y Susana Ortega

Hoy he conocido a María una poetisa de 94 años que vive en San Lorenzo de El Escorial. Su historia es verdaderamente asombrosa y demuestra que la edad no tiene límites para seguir cumpliendo sueños. Simpática, atrevida, creativa y original es lo que me viene a la cabeza cuando pienso en ella.

Después de una hora y media de conversación y un rico zumo de naranja esta es la historia que me cuenta:

“Aunque nací en un pueblecito de Ávila llevo toda mi vida viviendo en San Lorenzo de El Escorial. Cuando empezó la guerra mis padres lo perdieron todo y nos vinimos aquí a buscarnos la vida.

5.-Desde muy pequeña ya escribía algún poema y recuerdo que, con 15 años, unas amigas y yo hicimos entre nosotras un concurso de poesía. Teníamos que escribirlo, aprenderlo y recitarlo y luego entre todas, elegíamos la ganadora. Ese fue el primer concurso que gané sin saber que 70 años más tarde, empezaría a ganar otros.
Durante toda mi vida me he dedicado a mi familia, pero antes de casarme me concedieron una beca para estudiar magisterio que desafortunadamente, la guerra se llevó por delante. Luego, con 22 años me casé y tuve cuatro hijos maravillosos.

Mi marido empezó siendo cantero y como le gustaba aprender, se apuntó a unos cursos de idiomas que impartían los jóvenes universitarios de San Lorenzo de manera gratuita. Así se sacó los exámenes de inglés y francés y acabó siendo guía intérprete del Patrimonio. Tanto mi marido como yo compartíamos esa visión por aprender y desde el principio, tuvimos claro que teníamos que ahorrar para que nuestros hijos fueran a la universidad.

Me considero una persona reservada y no he compartido fácilmente mis sentimientos, sin embargo, siempre he tenido la necesidad de escribir poesías para desahogarme y expresar lo que sentía.

Cuando mi marido falleció mi estado de ánimo decayó y no me acordaba ni de comer. Ante esta situación un día, mi hija vino diciendo que me había apuntado a unos cursos en la escuela de adultos de El Escorial y que tenía que ir para no dejarla mal. Cuando me lo dijo yo no quería ir, pero sin saberlo aquello fue mi salvación porque empecé de nuevo a organizar mi vida.

Con 85 años fui a unas clases para aprender a usar el ordenador y con 87, publiqué mi primer libro de poesía con todos los versos que había escrito en el transcurso de mi vida.

Todos los premiados: “Premio Vida Activa” de la Caixa
Todos los premiados: “Premio Vida Activa” de la Caixa

Además de publicar, también he ganado algún concurso como por ejemplo el “Premio Vida Activa” que la Caixa convocó para personas activas mayores de 60 años. De todos los que nos presentamos quedamos cuatro finalistas y yo era la única mujer.

Notas escritas por sus nietos en los recortes de prensa
Notas escritas por sus nietos en los recortes de prensa

A raíz de todo esto, me han hecho entrevistas en muchos periódicos y he salido en televisión y radio varias veces. Siempre que salgo en algún medio me llama alguna amiga o conocido para decirme que me han visto y mis nietos, recortan las hojas de periódicos donde voy apareciendo para que lo vea y lo guarde.

A mis 94 años llevo cinco libros de poesía publicados, un libro de memorias autobiográficas y ahora quiero publicar mi primera novela.

Esta novela la escribí hace mucho tiempo y hay una anécdota que explica cómo surgió: resulta que, siendo mis hijos pequeños, mi marido y yo estábamos pasando apuros económicos y a mí se me ocurrió que podíamos poner un quiosco para poder sacarnos un extra. Yo ya tenía al arquitecto buscado para que nos hiciese los planos y presentar el proyecto al Ayuntamiento pero mi marido dijo que no y no había manera de cambiarle de opinión. Al final, no pusimos el quiosco y yo empecé a escribir la novela para quitarme aquella idea de la cabeza.

Considero que la vida es un continuo pasar por altos y bajos y cuando miro atrás, encuentro muchos recuerdos que los reflejan.

A día de hoy sigo escribiendo y cada vez que quiero publicar un libro, mi hija me lo revisa antes de enviarlo a la editorial. Normalmente, suelo sacarlos en primavera y hago alguna presentación. Por ejemplo, mi último libro “El otoño de la vida” lo presenté en la casa de la mujer de San Lorenzo y lo organizó la concejala Doña Silvia Ajates. Fue mucha gente y recité alguno de mis poemas de memoria que, gracias a Dios, la tengo excelente.

OLYMPUS DIGITAL CAMERATodos mis libros se pueden encontrar en Internet o en librerías y espero que el verano que viene, pueda publicar mi sexto libro si Dios me sigue dando fuerzas y avivando mi espíritu. Nada soy y nada valgo si mi Dios no me acompaña. Gracias Dios mío y gracias también a cuantas personas les gusta leer mis sencillas poesías”.


Texto: Susana Ortega
Documentación Gráfica: María de Prado Herranz. Jesús Martín de Prado. Susana Ortega.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *