ESPECIES ACCIDENTALES: Turistas del Guadarrama, por Máximo Muñoz Escribano

Halcón Borní, Falco biarmicus

A lo largo de casi cuatro años de pasar revista en nuestras páginas a gran parte de la fauna de la sierra, nos hemos referido siempre a especies residentes, es decir las que viven siempre en nuestras montañas, y a las estivales, las que nos visitan solo durante los meses de primavera y verano. Tanto unas como otras, pertenecen a nuestra fauna. También tenemos visitantes invernales que consideramos propios, pues siempre los podemos observar en esa época del año.

Sin embargo siempre es posible ver en cualquier época del año a otro tipo de extraños visitantes que ya no podemos considerar como propios de nuestra fauna, pues procedentes de lejanas latitudes, su presencia es escasa y muy ocasional, siendo sus avistamientos autenticas exquisiteces para los ornitólogos. Son las llamadas especies accidentales, consideradas como rarezas en cuanto a su presencia en la sierra.

Buitre moteado, Gyps rupelli

Por ejemplo podemos citar al Buitre moteado, Gyps rupelli, o buitre de Rupell, de origen africano, muy parecido en tamaño y aspecto al Leonado, pero algo más pálido o grisáceo y con un plumaje parcialmente manchado a base de motas oscuras. En los últimos años cada vez hay un mayor número de avistamientos de ejemplares de esta especie. Otra rapaz, el Halcón Borní, Falco biarmicus, incluso el Ratonero calzado, Buteo lagopus, pueden ser vistos ocasionalmente en nuestras montañas.

Ratonero calzado, Buteo lagopus

¿Que hace a estas aves llegar a latitudes tan lejanas a las suyas?, realmente no lo sabemos, tal vez las corrientes de aíre, incluso la búsqueda de alimentación o hasta el cambio climático. El caso es que algunas de ellas pueden llegar a convertirse en residentes habituales, como me temo que podría llegar a ocurrir con el buitre de Rupell, cuyas citas en la meseta y el sistema central están aumentando de forma importante en las dos últimas décadas.

Lo que sí está claro es que tener la suerte de avistar una de estas raras especies es todo un privilegio, y si se os da el caso, desde estas páginas os pedimos que no os quedéis tan importante dato para vosotros solos, compartirlo informando a cualquiera de las sociedades o grupos ornitológicos que existimos en la sierra. Hasta el mes que viene amigos.


Texto: Máximo Muñoz Escribano

Documentación Gráfica: Creative Commons

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *