ESPACIOS COMUNES, TERRITORIOS INVENTADOS, por Yon Recio

La lluvia empapa las paredes de granito de San Lorenzo de El Escorial. Un transeúnte cruza una puerta de la calle Floridablanca y deposita su paraguas en la entrada. Al fondo, Nieves Municio y su hijo Axel Municio regentan “Espacios comunes, territorios inventados”. La exposición, que abrió al público entre los pasados 23 de febrero y 4 de marzo, fue visitada por más de mil personas..

APUNTES DE LA SIERRA: ¿Qué creéis que experimentaban los visitantes cuando recorren la exposición?

NIEVES MUNICIO: Se quedaban impactados. Por la diferencia de las temáticas y las técnicas. Les llamaba la atención el hecho de que fuéramos madre e hijo.

AXEL MUNICIO: Yo creo que los óleos por un lado y los grafitos por otro, la parte en la que había criaturas y monstruos o los apuntes de anatomía. Era una experiencia compuesta por varios elementos, para no darse solo un paseo.

Nieves Municio

A.S: Nieves. Licenciada en Geografía e Historia por la Universidad Complutense, ¿dónde comienza tu trayectoria artística y en qué punto te encuentras ahora mismo?

N.M: Mi trayectoria artística empieza como la de todos los que nos dedicamos a esta profesión, cuando eres pequeña. Coges un lápiz y ya no lo sueltas nunca. ¿Cuándo me dedico a ello profesionalmente? Cuando crecen mis hijos, que fue cuando tuve más tiempo para dedicar a la pintura. ¿El momento en el que estoy ahora mismo? En uno muy dulce. Cuando eres más joven, estás más mediatizada por lo que digan los demás, por lo correcto. Después, te das cuenta de que cuando haces lo que te sale de dentro es cuando más gusta tu trabajo.

A.S: ¿Qué buscas cuando te expresas artísticamente? El impulso creativo que te mueve.

N.M: Lo que busco cuando pinto es sobre todo disfrutar con lo que estoy haciendo. Eso es lo más importante. Con las formas, con las texturas y con la untuosidad del óleo cuando se mueve con la espátula. Esos pequeños momentos me producen un enorme placer. Que luego todo esto forma parte de un cuadro, sí, pero vives ese momento en el que lo estás creando.

A.M: Yo opino un poco como mi madre. La gente normalmente piensa que tú tienes un sentimiento determinado un día y decides expresarlo. Pero es un proceso largo. Y el movimiento de la obra va a acompañar tus sentimientos a lo largo del tiempo que le estás dedicando. No es que te sientes feliz y haces una obra feliz, sino que poco a poco se van integrando la evolución de tus sentimientos con la obra.

A.S: Nieves, cuando miras la obra de tu hijo, ¿qué piensas?

N.M: Pues que me da mucha envidia. Me siento muy orgullosa como madre de la capacidad que tiene Axel para crear. Me parece espectacular su técnica y su maestría con la composición. A él sí que no le importa lo que piensen.

A.S: ¿Veías llegar sus motivos desde pequeñito?

N.M: Sí, sí, totalmente.

A.M: Hemos tenido mucha libertad de crear lo que queramos y de elaborar un imaginario propio cada uno. Nunca nos han puesto barreras a la hora de crear. Si he podido hacer lo que hago ha sido por una atmósfera en la que he tenido la oportunidad de crecer. Yo agradezco a mi madre que nos dejara hacer lo que quisiéramos desde pequeños. Dejarnos ser creativos. (Se produce un silencio. Axel mira a Nieves y ella esboza una leve sonrisa).

A.S: Cuando madre e hijo pintan en la misma casa, ¿quién es el maestro? ¿quién enseña a quién?

N.M: Yo le pido muchísimo la opinión a Axel porque él tiene claras las cosas en cuanto a composición. Es otra mirada diferente. Con mis otros hijos me pasa igual. Cuando les pido opinión, están muy dispuestos a participar en el proceso del cuadro. Estamos todos dedicados a procesos creativos en casa, no solo Axel.

A.M: Pero nada de maestría.

N.M: No, no. Yo no me considero maestra de nada, y sí aprendiz de todo.

A.S: Axel. Pasaste de clases de pintura con Susana Dragó a Ilustración y Animación en la ESDIP, viviste en Londres y ahora estudias Antropología en la Universidad Complutense de Madrid. ¿Cómo han transformado estas experiencias tu forma de expresarte artísticamente?

A.M: Me han transformado bastante, la verdad. Cuando era más pequeño, yo quería ser autodidacta y dedicarme al arte por mi cuenta. Sin que nadie me enseñara. Quería ser el “súper” autor de mi obra. Pero la verdad es que cuando entré con Susana, mi forma de ver las cosas cambió bastante. Si puedes dedicarte solo puedes hacerlo, pero es mejor que te ayude alguien que tiene más experiencia que tú. Nos dedicábamos a hacer paisajes, bodegones… Eso no me gustaba demasiado. Pero yo creo que Susana se dio cuenta de que en lugar de ponerme a copiar a otros autores, podía darme una base que me sirviera para el futuro. Me hizo hacer mucho carboncillo, muchas estatuas, muchas poses de modelo desde bien joven. Luego, en la ESDIP, todo cambió radicalmente. Yo tenía mis nociones de que había cuatro autores y había que aprender al máximo de ellos. Pero me di cuenta de que había un rango de personalidad enorme entre las personas. Cada uno tiene un estilo, una temática, todos eran referentes. Londres solucionó lo inconstante que era. Mi trabajo era muy exigente y lo trasladé al dibujo. Me puse proyectos para el futuro que iban a durar más tiempo y me planificaba porque cada vez eran más grandes. La Antropología es algo totalmente diferente. Intento integrar en mi obra lo que voy aprendiendo sobre seres humanos o culturas. Para que no sea algo solo pictórico, sino también expresivo. La Antropología alimenta a la musa.

A.S: ¿Los frutos de este proceso los has visto en lo que te han dicho estos días?

A.M: Sí, bueno, hombre… Tu opinión, al fin y al cabo, te la puedes quedar tú solo. Pero una obra se llena de lo que la gente interpreta. Yo esperaba que pasara desapercibida. Que dirían “Mira, dibujitos, grafito, lápiz”. Pero a la gente le impactó.

——

Hay una frase de Marcel Duchamp que dice que “el arte tiene la bonita costumbre de echar a perder todas las teorías artísticas”. Diversidad y capacidad de decisión, eso es lo que hace a un artista libre.

Desde Apuntes de la Sierra queremos daros la enhorabuena por esta fantástica exposición, familia de artistas con ARTE.

Axel Municio

Texto: Yon Recio – yonrecio@gmail.com

Documentación Gráfica: Nieves Municio y Axel Municio


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *