EL CERRO DEL CASTILLO, por Jaime Pérez Ortega

Collado Mediano visto desde el Cerro del Castillo

Custodiando a los habitantes de Collado Mediano, al pie de su ladera sur, se erige el Cerro del Castillo, alcanzando los 1.341 metros de altura y constituyendo, en mi opinión, uno de los mejores miradores de toda la sierra de Guadarrama.

Comenzamos la ascensión desde la Avenida del Pinar situada en el extremo norte del municipio. Desde esa calle, a la altura de la intersección con la calle de la Cobañera, se interna directamente hacia el monte una plataforma de hormigón con una fuerte pendiente que nos conduce hasta el primer depósito de agua del pueblo ubicado a nuestra derecha, y posteriormente, tras describir una curva cerrada hacia el este y transformarse la plataforma de hormigón en camino de tierra, nos damos de bruces con el segundo depósito bastante más actual que el primero que deberá quedar también situado a nuestra derecha cuando lo rebasemos.

A partir de este punto accedemos directamente al bosque de pinos negros que nos acompañará durante buena parte de nuestro recorrido. Continuamos siguiendo la pista principal de tierra y llegamos a un cruce custodiado por una caseta de mantenimiento del Canal de Isabel II. En esta intersección tenemos que tomar el camino de la izquierda, el cual, nos llevará inmediatamente a otro cruce donde tendremos que girar, en este caso a la derecha, para seguir ganando altura y encontrarnos aproximadamente 200 metros más arriba un tercer cruce en el cual deberemos girar a la derecha.

A partir de este punto avanzaremos prácticamente en línea recta en paralelo a la pendiente de la montaña en dirección hacia Becerril de la Sierra y Navacerrada. Toda esta zona alberga una gran diversidad de fauna, especialmente a primeras horas de la mañana. Durante nuestro recorrido nos pueden acompañar ardillas rojas, deleitándonos con sus acrobacias entre árboles; infinidad de aves e incluso jabalíes y corzos. Continuamos ganando altura en la ladera de la montaña y nos topamos de bruces con una vivienda a nuestra izquierda que intuimos debe ser la casa del guarda. A escasos cuatrocientos metros podemos observar Collado Mediano y sus inmediaciones desde un pequeño mirador.

La Maliciosa y a su Izquierda Guarramillas (Bola del Mundo)

Desde este mirador las cosas se ponen serias y el camino se convierte en una señora cuesta que pone a prueba nuestro físico y especialmente nuestras ganas de ganar esta pequeña batalla contra el Cerro del Castillo. La recompensa merecerá la pena; al final de esta subida aparece ante nosotros una de las imágenes más bellas de la Sierra del Guadarrama: La Maliciosa, que nos da la bienvenida a sus dominios, majestuosa, custodiando la vertiente sur de nuestro pequeño paraíso. Le acompaña a su izquierda el cerro de Guarramillas, más conocido como la Bola del Mundo. La subida ha merecido la pena pero esta pequeña montaña puede y va a ofrecernos más.

En el momento que el camino comienza a descender tenemos que estar atentos para tomar un pequeño desvío a la izquierda del mismo que sube pronunciadamente hasta la cimera del cerro. Una vez arriba del todo contemplamos unas vistas impresionantes pues la Peñota y Siete Picos se han unido a la fiesta y si nos ha salido un día con poco viento aquí arriba no vamos a querer bajar nunca. Si tomamos el sendero hacia la izquierda encontraremos una plataforma desde la que dominaremos toda la vertiente sur desde Collado Mediano incluso hasta Madrid si el día está despejado. Ustedes eligen, pero este cerro de “tercera” se ha reivindicado y exige un respeto que bien se lo debemos.

Una vez arriba del todo contemplamos unas vistas impresionantes, se puede ver hasta la Peñota

Texto y Documentación Gráfica: Jaime Pérez Ortega – jaimep.ortega@gmail.com


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *