EL ARTE DE TEJER, por Susana Ortega

dscn4054-copiaEn esta ocasión, cruzo la sierra de Madrid para llegar al monasterio cisterciense de Santa María de la Sierra, situado en Collado Hermoso. Allí me voy a encontrar con cuatro tejedoras que me van a contar en que consiste la tradición textil . Ellas forman parte del proyecto Abbatte, una firma que crea objetos textiles hechos a mano utilizando fibras naturales de alta calidad. Cálidamente me recibe Ana María, la más veterana, y sus tres compañeras Cristina, Ana Isabel y Mari Carmen. Ésta es la historia que me cuentan mientras veo como trabajan:

“Empecé hace unos 30 años con una mujer Alemana que se llama Gerda Kramer. El ayuntamiento de Prádena le cedió un espacio y montó los talleres de San Pablo. Empezamos unas nueve chicas y yo no tenía ni idea de tejer, ni del oficio. Empecé hilando y tiñendo aunque al final, acabé haciendo de todo.

4Antiguamente el proceso para hacer una prenda era más largo y complicado que ahora porque teníamos que preparar la lana que recibíamos directamente del esquilado de las ovejas. Los pastores esquilaban en primavera y nos entregaban los vellones de lana para prepararla y transformarla en hilo. El proceso era lento y se hacía de manera manual. Primero lavábamos la lana y la cardábamos, luego la estirábamos y la pasábamos por la rueca para hacer las madejas. Una vez hilada, procedíamos al teñido y luego, montábamos el telar para empezar a tejer; por último, hacíamos los acabados. Este proceso era largo y quizá lo más duro era el lavado y preparado de la lana.

En aquella época trabajábamos con ovejas churras y merinas de la zona. Las ovejas churras ofrecen una lana más dura y áspera y la usábamos para hacer alfombras principalmente. La lana merina es más suave y se usaba para hacer fulares, mantas y cosas así.

Recuerdo que para teñir, salíamos en primavera y verano con sacos a buscar plantas que, normalmente, encontrábamos en las cunetas de las carreteras y en el campo. Recogíamos botoneras que dan colores amarillos; raíces como las de la rubia que dan colores anaranjados; también usábamos las cáscaras de las cebollas o madera de los árboles. Nosotras aquí tenemos un pequeño jardín botánico, a modo de muestrario, con las plantas que se suelen usar para hacer los tintes.

También recuerdo que los pastores se hacían sus propios calcetines y prendas de abrigo. Usaban la lana de sus ovejas y lo tejían ellos manualmente mientras pastoreaban.

dscn4038Trabajamos igual que se hacía antes aunque ahora la lana, ya la compramos hilada en color natural. Para teñir, usamos extractos naturales y los compramos en polvo. El proceso de teñido es, tal vez, el más delicado. Obtener un color determinado o repetirlo no es tarea fácil, podemos decir que es una profesión aparte. Hay que tener mucho cuidado a la hora de teñir porque dependiendo de la base que le pongas, obtienes un color u otro. Para que la lana coja mejor el color la metes en agua con mordientes, alumbre y otros compuestos.

Nuestro oficio es muy bonito y tal vez, donde más disfrutamos sea tejiendo. En nuestro caso, no necesitamos patrones porque hacemos objetos textiles muy sencillos como mantas, chales, cortinas, cojines y cosas así.

dscn4043Los telares que usamos ahora y su preparación para tejer es igual que antes. Preparar el telar requiere de mucha paciencia porque hay que colocar los hilos uno a uno antes de empezar a tejer y esto nos puede llevar un día o más, depende de la pieza. Para ello, montamos la urdimbre y metemos los hilos por los lizos, por las mayas y los unimos a los pedales. Hacer un tejido nos lleva días, es un proceso lento donde la paciencia es fundamental.

La gente que nos compra suelen ser personas que valoran la calidad y el trabajo artesanal. El otro día por ejemplo, vinieron unos americanos a comprarnos y nos dijeron que lo que valoraban era el trabajo lento (‘slow movement’). Los tejidos que hacemos son de alta calidad y eso se nota en el tacto y en la durabilidad. Solemos trabajar con lana de alpaca que vienen de Perú, seda de Japón y lana merina de la zona, entre otras.

Llevamos más de tres años tejiendo para la firma Abbate y estamos muy contentas con nuestro trabajo y con las piezas que hacemos. El taller es a la vez tienda y quien quiera puede venir a visitarnos”.

5Glosario:

Vellones: Lana de oveja esquilada.

Cardar: Proceso de peinado de la lana.

Madejas: Ovillos.

Mordientes: Sustancia que sirve para fijar los colores.

Alumbre: Sirve para dar a los colores más brillo y vivacidad.

Slow movement: Corriente cultural que promueve calmar las actividades humanas.


Texto y Documentación Gráfica: Susana Ortega. Creative Commons.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *